La Comisión da nuevos pasos para promover la creación audiovisual europea y proteger a los usuarios vulnerables

BRUSELAS, 02 July 2020 /PRNewswire Policy/ — La Comisión ha adoptado hoy directrices con la finalidad de ayudar a los Estados miembros a aplicar la Directiva de servicios de comunicación audiovisual revisada. Estas directrices van a proporcionar un mecanismo práctico con el que garantizar la promoción de las obras europeas en los contenidos de los medios de comunicación, lo que redundará en beneficio de la diversidad cultural y en una oferta más amplia para los consumidores europeos. Contribuirán también a mejorar la protección de los usuarios de servicios de vídeo a la carta y de plataformas de intercambio de vídeos, y en especial de los usuarios menores de edad, frente a contenidos nocivos y que inciten al odio.

La vicepresidenta ejecutiva para una Europa Adaptada a la Era Digital, Margrethe Vestager, ha declarado lo siguiente: «Las normas revisadas del sector audiovisual van a constituir un instrumento para salvaguardar a los usuarios de los contenidos nocivos. Permitirán a las empresas europeas, las productoras cinematográficas y otras sociedades del sector crear y promover contenidos realizados en Europa, de modo que los consumidores puedan disfrutar de nuestra diversidad cultural y de una oferta más variada de productos y servicios».

El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, ha manifestado: «Vamos a potenciar al máximo nuestro pujante sector de la comunicación audiovisual en beneficio de todos –ciudadanos, empresas, creadores y autores– mediante la transformación de la industria de los medios de comunicación para que ofrezca servicios más innovadores, la promoción de la cultura europea en los catálogos a la carta y la protección de los menores y de otros usuarios vulnerables frente a los contenidos ilícitos y nocivos en línea».

El 19 de septiembre de 2020 finaliza el plazo de que disponen los Estados miembros de la UE para transponer a sus legislaciones nacionales la Directiva de servicios de comunicación audiovisual revisada. Se espera que las directrices, aunque no son vinculantes, contribuyan a la armonización de su aplicación y cumplimiento. En ellas se plasma el punto de vista de la Comisión sobre la manera en que deben llevarse a la práctica determinados conceptos, a fin de lograr que las normas sobre los medios de comunicación se apliquen de forma coherente en todos los Estados miembros.

Las directrices se enmarcan en la labor de mayor alcance que lleva a cabo la Comisión con vistas a definir con más claridad las responsabilidades de los medios sociales y de las plataformas en línea y la obligación que tienen de rendir cuentas, y complementan el próximo paquete normativo sobre los servicios digitales, objeto actualmente de una consulta pública.

La Comisión ha adoptado hoy dos grupos de directrices:

Directrices sobre obras europeas

La Directiva de servicios de comunicación audiovisual ha reforzado las obligaciones en lo referente a la promoción de obras cinematográficas y de emisiones de televisión europeas en los servicios a la carta, que deben garantizar una cuota de contenido europeo de al menos el 30 % en sus catálogos y dar prominencia a ese contenido. También permite a los Estados miembros, en determinadas condiciones, exigir a los prestadores de servicios de comunicación establecidos en otro Estado miembro, pero que se dirijan al público de sus territorios, que contribuyan financieramente a la producción de obras europeas.

Las directrices incluyen asimismo la metodología que se recomienda utilizar para efectuar el cálculo del porcentaje del 30 % de contenido europeo en cada catálogo nacional, que se basa en los títulos de las obras cinematográficas y de las temporadas de las series de televisión. Precisan asimismo la definición de «baja audiencia» y de «bajo volumen de negocios», con el fin de que los pequeños prestadores queden exentos de las obligaciones relativas a la promoción de obras europeas y, por tanto, de no socavar el desarrollo del mercado ni inhibir la entrada de nuevos operadores.

Directrices sobre las plataformas de intercambio de vídeos

La Directiva de servicios de comunicación audiovisual revisada extiende las normas de la UE sobre contenidos ilícitos y nocivos a las plataformas de intercambio de vídeos, lo que incluye servicios, como los medios sociales, en los que la prestación de contenidos audiovisuales no es la finalidad principal, si bien constituye una funcionalidad esencial. En consecuencia, los operadores en línea deberán garantizar, de forma similar a lo que ocurre en el caso de los operadores de los medios tradicionales, la protección de los usuarios frente a la incitación al odio y la protección de los menores frente a los contenidos nocivos. Las plataformas en línea deberán tomar medidas respecto de los contenidos, marcados con indicadores, que inciten a la violencia, al odio y al terrorismo y garantizar que la publicidad y el emplazamiento de producto en los programas infantiles sean adecuados.

En este contexto, las directrices proporcionan a los Estados miembros un conjunto de instrumentos para ayudarles a evaluar cuáles son los servicios en línea a los que debe aplicarse el marco europeo de los medios de comunicación. También contienen una lista de indicadores pertinentes que los Estados miembros pueden utilizar para evaluar si el contenido audiovisual es una parte esencial, y no solamente una parte menor o accesoria, de la plataforma en línea. Además, tienen en cuenta la naturaleza dinámica del entorno de las plataformas en línea y, por tanto, su finalidad es favorecer la flexibilidad en este ámbito.

Contexto

La Directiva de servicios de comunicación audiovisual revisada se adoptó en 2018 para abordar los cambios en el panorama de los medios de comunicación en Europa. Contribuye a que el entorno reglamentario sea más equitativo para todos los operadores de medios audiovisuales en toda la UE y garantiza una mejor protección de los espectadores cuando hacen uso de contenidos de medios audiovisuales, incluso en línea.

Además, amplía determinadas normas de la UE a las plataformas de intercambio de vídeos, donde quedan incluidos algunos medios de comunicación social y otros servicios si una de sus «funcionalidades esenciales» es proporcionar contenidos audiovisuales. Estos servicios deben adoptar medidas para proteger a sus usuarios frente a los contenidos ilícitos y nocivos. Refuerza las obligaciones relativas a la promoción de obras europeas en el ámbito de los servicios a la carta, que deben garantizar una cuota de contenido europeo de al menos el 30 % en sus catálogos y dar prominencia a ese contenido.

La Directiva establece que la Comisión tiene que proporcionar, cuando sea necesario, directrices acerca de la aplicación práctica del criterio de «funcionalidad esencial» en la definición de las plataformas de intercambio de vídeos y sobre el cálculo de la proporción de obras europeas, así como en lo que respecta a la definición de lo que se entiende por «baja audiencia» y «bajo volumen de negocios», con vistas a aplicar las exenciones correspondientes. En consecuencia, hoy se han publicado dos grupos de directrices, previa consulta de los representantes pertinentes de los Estados miembros de la UE (el denominado Comité de contacto). En los meses de febrero y marzo de 2020 se celebró una consulta pública específica, a fin de conocer los puntos de vista de las partes interesadas, especialmente acerca de cuestiones técnicas concretas.

Derechos de Autor Unión Europea, 1995-2020

SOURCE Comisión Europea