El nuevo coronavirus ingresó al país por más de 100 entradas distintas

RIO DE JANEIRO, 24 July 2020 /PRNewswire Policy/ — Medidas como el cierre de escuelas y del comercio, aunque insuficientes, ayudaron a reducir la tasa de transmisión del nuevo coronavirus en Brasil. Este es uno de los resultados de la investigación que están llevando a cabo 15 instituciones brasileñas en asociación con universidades británicas y que secuenciaron 427 genomas del SARS-CoV-2.

El estudio incluyó muestras tomadas de pacientes con COVID-19 entre los meses de marzo y abril, en 85 municipios en 21 estados brasileños, y fue publicado el jueves (23) en la revista científica Science. Según los investigadores, este es el más grande estudio de vigilancia genómica de la COVID-19 en América Latina.

Los investigadores combinaron datos genómicos del SARS-CoV-2 con datos epidemiológicos y de movilidad humana para estudiar la transmisión del virus a diferentes escalas y el impacto de las medidas de intervención no farmacéutica en el control de la epidemia en el país, incluyendo el cierre de escuelas y comercio, que tuvo lugar a fines de marzo.

Los resultados demuestran que las medidas, aunque consideradas insuficientes, ayudaron a disminuir la tasa de transmisión del virus. Al comienzo de la pandemia, la tasa de transmisión se estimaba en más de 3, y bajó a valores entre 1 y 1,6 en São Paulo y Río de Janeiro. Sin embargo, según la investigadora Ana Tereza Vasconcelos, del Laboratorio Nacional de Computación Científica (LNCC / MCTI), una vez que el aislamiento no tuvo continuidad, “el número debe haber aumentado nuevamente”.

Las muestras del estado de Río de Janeiro provinieron principalmente del Laboratorio de Virología Molecular de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), coordinado por Amilcar Tanuri, y fueron secuenciadas y procesadas en el Laboratorio de Bioinformática del LNCC / MCTI, coordinado por por Ana Tereza Vasconcelos, quien también secuenció muestras de Minas Gerais y otros lugares del país. Vasconcelos no tiene dudas de que este es el más grande proyecto de vigilancia realizado en Brasil hasta la fecha.

Origen europeo

Los investigadores identificaron más de 100 entradas distintas del virus en el país, principalmente desde Europa, la mayoría en capitales con mayor incidencia de vuelos internacionales, como en los estados de São Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Ceará.

El estudio encontró que el 76% de los virus detectados hasta fines de abril pertenecen a tres grandes grupos de especies con un ancestro común único, también llamados “clados”, que se introdujeron entre finales de febrero y principios de marzo y se extendieron rápidamente por todo Brasil antes del inicio de las medidas de aislamiento social.

SOURCE Agência Brasil – Empresa Brasil de Comunicação S/A – EBC