Contaminación cero: el informe de la Comisión indica que hay que hacer más contra la contaminación del agua causada por nitratos

BRUSELAS, 11 October 2021 /PRNewswire Policy/ — El último informe de la Comisión sobre la aplicación de la Directiva sobre nitratos (basado en los datos de 2016-2019) advierte de que los nitratos siguen causando contaminación perjudicial del agua en la UE. El exceso de nitratos en el agua es perjudicial tanto para la salud humana como para los ecosistemas, al causar agotamiento del oxígeno y eutrofización. Allí donde las autoridades nacionales y los agricultores han limpiado las aguas, esto ha tenido un efecto positivo en el suministro de agua potable y la biodiversidad, así como en sectores como la pesca y el turismo que dependen de ellas. No obstante, la fertilización excesiva sigue siendo un problema en muchas regiones de la UE.

Virginijus Sinkevičius, comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, ha declarado: «La aplicación de la Directiva sobre nitratos en los treinta últimos años ha mejorado indudablemente la calidad del agua en general en la UE. También vemos que los esfuerzos reales por cambiar a métodos sostenibles están dando fruto. Sin embargo, el ritmo del cambio no es suficiente para evitar daños a la salud humana y preservar ecosistemas frágiles. En consonancia con el Pacto Verde Europeo, ahora son necesarias medidas más urgentes para lograr una agricultura sostenible y proteger nuestro valioso suministro de agua».

Las concentraciones de nitratos disminuyeron tanto en las aguas superficiales como en las subterráneas de la UE en comparación con la situación anterior a la adopción de la Directiva sobre nitratos en 1991. Sin embargo, el nuevo informe indica que se ha avanzado poco en la última década y que la contaminación por nutrientes procedente de la agricultura sigue siendo un grave motivo de preocupación en numerosos Estados miembros.

En todos ellos y en el período comprendido entre 2016 y 2019, el 14,1 % de las aguas subterráneas siguió superando el límite de concentración de nitratos fijado para el agua potable. Según las observaciones, el agua declarada eutrófica en la UE abarca el 81 % de las aguas marinas, el 31 % de las aguas costeras, el 36 % de los ríos y el 32 % de los lagos.

La Comisión actuará para mejorar el cumplimiento de la Directiva sobre nitratos, que es un requisito previo para alcanzar el objetivo del Pacto Verde Europeo de reducir las pérdidas de nutrientes en al menos un 50 % de aquí a 2030. Esto requiere medidas reforzadas en la mayoría de los Estados miembros a nivel nacional y regional.

En general, la calidad de los programas de acción nacionales ha mejorado, pero las medidas en vigor no son en muchos casos lo suficientemente eficaces a la hora de hacer frente a la contaminación en las zonas donde ha aumentado la actividad agrícola. Los aspectos relacionados con el cambio climático en la lucha contra la contaminación por nitratos también deben tenerse mejor en cuenta a nivel nacional.

Alemania, Bélgica, Chequia, Dinamarca, España, Finlandia, Hungría, Letonia, Luxemburgo, Malta, los Países Bajos y Polonia se enfrentan a los mayores retos en la lucha contra la contaminación por nutrientes procedente de la agricultura. En Bulgaria, Chipre, Estonia, Francia, Italia, Portugal y Rumanía también hay zonas críticas en las que debe disminuir con urgencia la contaminación.

Contexto

Si bien que el nitrógeno es un nutriente vital para el crecimiento de las plantas y los cultivos, las altas concentraciones en el agua son perjudiciales para las personas y la naturaleza. Los nitratos procedentes del estiércol animal y los abonos minerales han sido desde hace décadas una causa importante de contaminación del agua en Europa. Aproximadamente la mitad del nitrógeno de los fertilizantes y estiércol aplicados en Europa se pierde en el entorno circundante. En términos económicos, esto supone una pérdida de beneficios potenciales para los agricultores de entre 13 000 y 65 000 millones de euros aproximadamente al año.

Los nitratos ponen en peligro la salud humana, sobre todo al contaminar el agua potable. Esto también tiene importantes repercusiones económicas en términos de limpieza del agua para el consumo humano y para las comunidades que dependen de las aguas contaminadas, por ejemplo, las dedicadas a la pesca y el turismo. Los costes medioambientales globales de todas las pérdidas de nitrógeno reactivas en Europa se estiman entre 70 000 y 320 000 millones de euros al año, muy por encima de los costes de la reducción de la contaminación en origen.

Las estrategias «de la granja a la mesa» y «Biodiversidad» son iniciativas clave del Pacto Verde Europeo y establecen el objetivo de reducir a la mitad las pérdidas de nutrientes de aquí a 2030. Esto debe lograrse sobre todo aplicando y haciendo cumplir plenamente la legislación pertinente en materia de medio ambiente y clima. La Directiva sobre nitratos es clave en este sentido. Es un instrumento importante para alcanzar el objetivo fijado en la Directiva marco del agua de alcanzar un buen estado químico y ecológico de todas las masas de agua para 2027 a más tardar. La Directiva establece una serie de medidas que deben cumplir los Estados miembros.

El Plan de acción de contaminación cero, cuyo objetivo es reducir la contaminación del aire, el agua y el suelo hasta niveles que ya no se consideren perjudiciales para la salud y los ecosistemas naturales de aquí a 2050, también contribuirá a reducir la contaminación por nutrientes.

Derechos de Autor Unión Europea, 1995-2021

SOURCE Comisión Europea

Deja una respuesta