Conferencia de la Organización Europea del Ictus (ESOC) 2021: un estudio revela que los factores de riesgo no tradicionales para el ataque cardíaco y el derrame cerebral se incrementan en las mujeres

BASILEA, Suiza, 31 de agosto de 2021 /PRNewswire/ — El estrés laboral, los trastornos del sueño y la fatiga, considerados como factores de riesgo no tradicionales para el ataque cardíaco y el derrame cerebral, están aumentando con mayor intensidad en las mujeres que en los hombres, según un nuevo estudio presentado hoy en la Conferencia de la Organización Europea del Ictus (ESO).

Los investigadores compararon datos de 22.000 hombres y mujeres en la encuesta Swiss Health Survey de 2007, 2012 y 2017, y encontraron un aumento «alarmante» en el número de mujeres que informaron factores de riesgo no tradicionales para las enfermedades cardiovasculares. La tendencia coincidió con el aumento del número de mujeres que trabajan a tiempo completo, del 38 % en 2007 al 44 % en 2017.

En general, en ambos sexos, el número de personas que informaron estrés laboral aumentó del 59 % en 2012 al 66 % en 2017, y las que informaron sentirse cansadas y fatigadas aumentaron del 23 % al 29 % (al 33 % en las mujeres y al 26 % en los hombres). El número de casos de trastornos del sueño aumentó del 24 % al 29 %, y los trastornos graves del sueño también se elevaron más en las mujeres (8 %) que en los hombres (5 %).

Sin embargo, la investigación también descubrió que los factores de riesgo tradicionales para el desarrollo de la enfermedad cardiovascular se mantuvieron estables en el mismo período, con presencia de hipertensión en el 27 % de las personas, colesterol alto en el 18 % y diabetes en el 5 %. La obesidad aumentó al 11 % y el tabaquismo disminuyó de aproximadamente 10,5 a 9,5 cigarrillos por día, pero ambos factores fueron más prevalentes en los hombres.

Los autores del estudio, Dr. Martin Hänsel, neurólogo del Hospital Universitario de Zúrich, y la Dra. Susanne Wegener, profesora de Neurología de la Universidad de Zúrich, Suiza, comentaron: «Nuestro estudio descubrió que los hombres son más propensos a fumar y a ser obesos que las mujeres, pero las mujeres reportaron un mayor aumento en los factores de riesgo no tradicionales para los ataques cardíacos y los derrames cerebrales, como el estrés laboral, los trastornos del sueño y la sensación de cansancio».

«Este aumento coincide con la cantidad de mujeres que trabajan a tiempo completo. Conjugar el trabajo y las responsabilidades domésticas u otros aspectos socioculturales puede ser un factor, así como necesidades de salud específicas que pueden ser pasadas por alto en nuestras ‘ajetreadas’ vidas diarias».

«Tradicionalmente, se ha percibido que los hombres suelen verse más afectados por los ataques cardíacos y los derrames que las mujeres, pero en algunos países las mujeres han superado a los hombres. Existe una brecha de género y se necesita mayor investigación para descubrir por qué», agregó la Dra. Wegener.

 

 

FUENTE European Stroke Organisation Conference (ESOC) 2021