Comité de la ONU preocupado por las expulsiones colectivas de migrantes en Chile

NUEVA YORK, 20 April 2021 /PRNewswire Policy/ — El Comité* de los Derechos de Todos los Trabajadores Migrantes y de sus Familias emitió este martes sus observaciones finales sobre el segundo informe periódico de Chile y mostró su preocupación por la expulsión de cientos de personas, entre ellas la de ciudadanos venezolanos.

Dos de estas expulsiones ocurrieron el pasado febrero. El Comité destaca que la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migrantes y de sus Familias prohíbe las expulsiones colectivas y que cada caso de expulsión ha de examinarse y decidirse de forma individual.

Con respecto a la Convención, “el Comité muestra su preocupación por la limitada participación de la sociedad civil en su aplicación, así como su ausencia en órganos consultivos y de decisión como el Consejo de Política Migratoria previsto en la nueva ley sobre migraciones”.

Al Comité también le preocupa la supresión de organismos en que participa la sociedad civil, como el caso del anterior Consejo Consultivo de Migraciones”.

Además, el Comité expresa preocupación por los posibles efectos discriminatorios del plan humanitario de regreso lanzado en 2018, que ha dado prioridad al retorno de haitianos y que permite el retorno voluntario de personas a sus países, pero prohibiendo el regreso a Chile durante nueve años.

Otro aspecto de preocupación es la falta de recursos suficientes para que el Instituto Nacional de Derechos Humanos pueda llevar a cabo su mandato en relación con los derechos de los trabajadores migrantes y sus familiares de manera efectiva.

Mujeres migrantes y mujeres indígenas migrantes

Un capítulo aparte en el informe merecen las mujeres migrantes, pues a los expertos le preocupa la falta de información sobre acciones de fiscalización de la situación de las trabajadoras domésticas migrantes, incluidas las más de 40% que están en situación irregular, y sobre los mecanismos de presentación de denuncias.

Además, el Comité menciona su preocupación por la falta de información con respecto a la situación de las mujeres migrantes indígenas privadas de libertad por la Policía de Investigaciones, Carabineros, Gendarmería, el sistema de justicia penal, y el sistema hospitalario (para el caso de portadoras de ovoides).

Y también está preocupado por la falta de información con respecto al número de quejas recibidas e investigadas por casos de torturas o tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes contra mujeres migrantes indígenas, incluidas la naturaleza de los cargos y las sanciones impuestas.

En este asunto, el Comité recomienda al Gobierno que garantice los derechos de las mujeres migrantes indígenas privadas de libertad y proporcione información sobre su número y situación, así como sobre el número de quejas recibidas e investigadas por casos de torturas o tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes contra mujeres migrantes indígenas.

Por otro lado, y tras estar ocho años en fase de discusión, el Comité aplaudió la aprobación el pasado 12 de abril de la Ley de Migración y Extranjería que comporta cambios positivos conformes a la Convención.

SOURCE Centro de Noticias ONU