Afganistán: Los talibanes afirman que garantizarán la seguridad del personal humanitario

NUEVA YORK, 07 September 2021 /PRNewswire Policy/ — El secretario general adjunto de asuntos humanitarios de la ONU se reunió este domingo en Kabul con el mulá Baradar, quien según fuentes de prensa será el nuevo jefe del Gobierno de Afganistán, y con los dirigentes de los talibanes, para tratar una serie de cuestiones humanitarias, según informó un comunicado del portavoz del Secretario General de la ONU.

Durante el encuentro, las autoridades afganas se comprometieron a garantizar la seguridad del personal humanitario, a facilitar el acceso de la ayuda humanitaria para las personas necesitadas, a asegurar la libertad de movimiento de los trabajadores humanitarios, tanto de hombres como mujeres, y a cooperar con la comunidad humanitaria para asegurar el suministro de ayuda a la población afgana.

Por su parte, Marin Griffihs reiteró el compromiso adquirido por la comunidad humanitaria de prestar asistencia de socorro “de forma imparcial e independiente y protección a millones de personas necesitadas”.

Griffiths insistió en la necesidad de que las mujeres desempeñen un papel fundamental en la entrega de ayuda humanitaria y llamó a todas las partes a garantizar sus derechos, su seguridad y su bienestar.

El Coordinador del Socorro de Emergencia de la ONU que se proteja de manera permanente a todos los civiles, en especial para las mujeres, las niñas y las minorías.

El secretario general adjunto tiene previsto reunirse durante los próximos días con los representantes de organizaciones humanitarias que siguen operando en Afganistán, tanto de la ONU como de las organizaciones no gubernamentales

Guterres convoca una reunión sobre ayuda humanitaria el 13 de septiembre

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guteres, convocó este viernes una reunión ministerial de alto nivel sobre la situación humanitaria en Afganistán a celebrarse el próximo 13 de septiembre.

Afganistán se enfrenta a una situación extremadamente difícil debido a un conflicto de larga duración, una grave sequía y la pandemia de la COVID-19.

Casi la mitad de los afganos -unos 18 millones de personas – dependen de la ayuda humanitaria, un tercio de la población no sabe de dónde vendrá su próxima comida, más de la mitad de los niños menores de cinco años corren el riesgo de sufrir desnutrición aguda y la grave sequía que asola al país, la segunda en cuatro años contribuirá aún más al hambre en los próximos meses.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU prevé lanzar el próximo 7 de septiembre un llamado urgente que busca cubrir las necesidades humanitarias más urgentes y las necesidades presupuestarias para los próximos cuatro meses.

SOURCE Centro de Noticias ONU