Afganistán: Cómo la ONU presta apoyo a la población a pesar de la situación

NUEVA YORK, 16 August 2021 /PRNewswire Policy/ — Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), más de 18 millones de personas necesitan ayuda humanitaria. Cuatro millones de niños no están escolarizados. Unas 400.000 personas han abandonado sus hogares para buscar refugio, de las cuales más de la mitad son niños.

Para conocer mejor la realidad sobre el terreno, especialmente la de los niños afganos desplazados, Noticias ONU se puso en contacto la semana pasada con Mustapha Ben Messaoud, jefe de Operaciones sobre el Terreno y Respuesta de Emergencia de UNICEF en Afganistán, en Kabul, tras regresar de una misión de diez días en Kandahar.

Esta entrevista, está fechada el 12 de agosto y refleja la situación en ese momento.

Noticias ONU: ¿Cuál era el objetivo de su misión en Kandahar?

Mustapha Ben Messaoud: En primer lugar, gracias por su pregunta. Las últimas 4 o 6 semanas han sido realmente intensas en Afganistán. El conflicto ha empeorado y esto ha provocado un gran movimiento de población. Hoy en día hay alrededor de 360.000 personas desplazadas que han sido expulsadas de sus pueblos y la razón por la que subí a apoyar a Kandahar es porque en la provincia de Helmand, que no está muy lejos de Kandahar, los combates son intensos. Los combates continúan mientras hablamos, y esto ha empujado a mucha gente y algunos de ellos han conseguido llegar a Kandahar.

Así que la idea era ir a ayudar a los equipos sobre el terreno para coordinar la respuesta y tratar de proporcionar apoyo inmediato a todas estas familias que han huido sin casi nada. La mayoría dejó todo lo que tenía, lo poco que poseía, en las casas que ya no existen porque los combates fueron callejeros en la ciudad y todo quedó destruido. Perdieron lo que tenían, pero muchos de ellos también perdieron a sus seres queridos, entre ellos mujeres y niños pequeños. Podría contar casos que he visto con mis propios ojos y que no dejan indiferente. Esta violencia de la guerra, especialmente contra las mujeres y los niños, es algo bastante terrible para cualquiera, especialmente para nosotros en UNICEF.

Noticias ONU: ¿Podría darnos una visión general de la situación en Kandahar y decirnos qué significa en relación con el resto del país?

Mustapha Ben Messaoud: Kandahar era y sigue siendo relativamente tranquila. Estuve allí unos diez días y es cierto que por la noche se oye el ruido de los combates: hay aviones, hay fuego de artillería, pero está relativamente lejos del centro de la ciudad. Está realmente en la zona, para los que conocen Kandahar, que está bastante cerca de la prisión de Kandahar. Pero al llegar la mañana, las actividades de la ciudad son bastante normales, con los mercados y las tiendas abiertas, y no necesariamente con gran preocupación por parte de los residentes.

Dicho esto, muchos de ellos, los que pueden permitírselo, los que lo han hecho, ya han volado a Kabul y a otros destinos.

Noticias ONU: Así que fue a buscar a estas personas, estas familias, que huyeron de Helmand. ¿Qué le han dicho?

Mustapha Ben Messaoud: Son historias muy duras de escuchar, historias que fueron muy difíciles de vivir para la mayoría de estas familias. Hay un caso en particular que realmente me conmovió. Un niño llamado Refiqullah, de 10 años, dormía tranquilamente en Lashkargāh, cuando un proyectil explotó no muy lejos de su casa. Un trozo del proyectil entró en la casa, en su habitación. Estaba tan caliente que incendió la habitación del niño. Así que su cama se incendió. Su ropa, de algodón y poliéster, también se prendió por lo que se pegó a su piel y parte de su piel debió de irse con ella. Ahora tiene cicatrices de una quemadura de segundo grado y probablemente de alto grado. Y eso es realmente… todavía es un bebé a los 10 años. Se va a dormir y luego se despierta… se despierta en llamas, literalmente en llamas… ¡y tal vez sea un niño con suerte! Porque mucha gente no se ha despertado. Y son realmente estas historias las que escuchamos de las familias. Son familias que lo han perdido todo.

Afganistán sufre hoy una sequía que afecta a casi el 85% del país. Las cosechas estimadas para este año son extremadamente pobres. Así que tenemos una población que tiene hambre y que cada vez tendrá más hambre. Y, en lo que a nosotros respecta, hay niños que se encuentran en un estado que se está convirtiendo en una condición médica. Están tan desnutridos que necesitan tratamiento médico para no sucumbir al hambre. Y tenemos que intervenir rápidamente si no queremos que la situación empeore.

Y unas breves palabras sobre la nutrición. Hay que saber que, a finales de 2021, si la situación sigue así, uno de cada dos niños menores de cinco años estará en situación de penuria alimentaria. Estarán gravemente desnutridos. Para la población general, nuestras estimaciones para el año 2021 eran de unos 18 millones. Eso es más o menos la mitad de la población. No tenemos un recuento exacto de la población afgana, pero 18 millones de afganos están necesitados y necesitarán ayuda humanitaria. Lo más probable es que esta cifra aumente y se sitúe en torno a los 20, 22, 23, 24 millones. Todo depende de la duración e intensidad del conflicto que se extiende por todo el país.

Noticias ONU: Usted habla de la angustia alimentaria, de la necesidad de responder con urgencia. ¿Tiene usted la posibilidad y la capacidad, en el contexto actual, de actuar con urgencia y de llegar a las poblaciones y a los niños necesitados?

Mustapha Ben Messaoud: Hoy en día es muy difícil porque tenemos cortes en el acceso porque el conflicto es realmente intenso. Y como implica a varios organismos, incluida la misión integrada, se toman decisiones. Estas decisiones son bastante conservadoras, con el objetivo de garantizar la vida de nuestros colegas, de nuestros empleados.

Así que hay zonas, especialmente Kandahar, especialmente Herat y otras subestructuras, donde la Misión de la ONU ha ordenado la evacuación de estas zonas. Así que la evacuación se está llevando a cabo. Tenemos esta agilidad, esta flexibilidad, para salir lo suficientemente rápido. Pero también tenemos la misma agilidad y flexibilidad para poder volver muy rápidamente con el marco de criticidad.

Dicho esto, trabajamos con socios. Así que los socios están en el sitio con una eficiencia reducida, por supuesto, porque tienen una especie de período de hibernación que llega en un momento determinado cuando el conflicto se vuelve realmente intenso. La idea es poder protegerlos para que luego puedan ir a salvar vidas. Hay que buscar fórmulas para tener programas que funcionen.

Lo ideal sería que hubiera un corredor humanitario, un alto el fuego, si no el fin del conflicto. Porque, hagamos lo que hagamos, por muy ágiles que seamos, no podremos llegar a tiempo y salvar vidas.

Y creo que hay un sentimiento que se va a extender muy rápidamente entre la población afgana: que cuando nosotros lo vemos como «agilidad y flexibilidad», ellos lo ven como que la ONU sale de escena y nos abandona y nos deja a nuestra propia miseria. Lo cual no es necesariamente el caso, pero cuando estamos en una situación tan angustiosa como la actual…

Noticias ONU: ¿Puede hablarnos un poco de la vida cotidiana de un niño hoy en día cuando estaba en Kandahar y en este campamento? ¿Para una niña, un niño?

Mustapha Ben Messaoud: Creo que una de las actividades en las que estamos trabajando y que intentamos aumentar es realmente el apoyo psicológico y psicosocial, porque hay un trauma que se está poniendo en marcha, ya sea a nivel de los niños, o a nivel de los adultos. Ven cosas que no deberíamos ver como niños, que no deberíamos ver como humanos.

Hoy, muchos de ellos, han dejado un lugar familiar, una casa, sea cual sea su forma o tamaño, para estar bajo un refugio metálico o una tienda de campaña, cuando ésta se distribuye. Hay que hacer cola para conseguir la ración de agua, porque el agua está racionada. Viene de fuera en camiones cisterna. No saben necesariamente lo que van a comer.

Llegan a un lugar donde hay mucha gente y no conocen a nadie. Así que se necesita un tiempo para hacer amigos. Está todo el lado que damos por sentado que tienen que volver a desarrollar. Tienen que volver a entender su entorno, adquirir nuevos reflejos: no saltar cada vez que hay un ruido porque se han pasado días oyendo explotar bombas cerca de ellos. Así que el comportamiento que tienen no es un comportamiento saludable.

Así que la idea es crear una especie de burbuja a su alrededor. No se trata de un hotel de cinco estrellas, pero sí de poder tranquilizarles y replantear un poco su mentalidad porque, sencillamente, han quedado traumatizados.

Lo de las niñas es aún más complicado porque, para algunas de ellas, han escuchado a sus madres y tías sobre cómo eran las cosas antes y por eso se preguntan en qué dirección va el país.

Todos los logros alcanzados en materia de derechos de la mujer, en cuanto al acceso de las jóvenes a la escuela, ya sea primaria o secundaria, ¿se van a poner en cuestión? ¿Hay algún futuro que no sea convertirse en ama de casa, en esposa, desde la pubertad?

Así que hay todos estos temores y muchos de ellos no se expresan porque las necesidades inmediatas son las básicas: comer, beber y tener un techo sobre la cabeza porque en Kandahar puedo decir que la temperatura media ha sido de 39°C. Hace calor. Hace calor, sobre todo para la gente que lleva mucho tiempo en la carretera, muerta de miedo.

Noticias ONU: Ha hablado de crear una burbuja, ¿es eso posible dado el contexto?

Mustapha Ben Messaoud: Es posible, pero realmente es una burbuja. Así que es un lugar definido, que no necesariamente tiene un tamaño que pueda acomodar a todos. Pero la idea, nuestro enfoque, es asegurarnos de que los programas que creamos en años anteriores sigan funcionando.

Cuando estos programas se interrumpen, porque las poblaciones se han desplazado, se trata de llegar lo antes posible al lugar donde se han asentado estas poblaciones y empezar por tranquilizarlas. Y les tranquilizamos asegurándonos de que tienen agua para beber. Que tengan higiene: porque la higiene es dignidad. Es realmente la imagen que transferimos a nuestro interlocutor, es realmente importante reconstruir eso.

Además, hay que tener en cuenta todo el aspecto médico. Estos niños, estas mujeres… Hay mujeres que están en el séptimo mes de embarazo y que están pasando por todo esto, que fueron seguidas. Algunos de ellos pueden tener complicaciones. Así que tenemos que asegurarnos de que, a pesar de estar en un campamento, puedan tener acceso a un sistema médico básico, al menos uno que pueda garantizar su vida.

Luego, una vez satisfechas estas necesidades, empezamos a ver el caso de los niños. ¿Hay algún trauma que deba abordarse? La escuela es una necesidad básica para los niños y niñas, así que es algo que tenemos que poner en marcha.

A menudo los integramos en las escuelas de los alrededores, incluso si eso significa aumentar la capacidad de estas escuelas, o creamos una escuela. Llevamos nuestras tiendas de campaña, que son clases móviles, y luego contratamos profesores. Esto es para no apartarlos del sistema educativo, pero también es, a nivel práctico, realmente necesario para los padres. Porque los padres tienen esa carga de hijos, una carga entre comillas, perdón por el término, pero también necesitan un momento para respirar un poco. Es decir, todos somos padres, y sabemos que en algún momento todos necesitamos liberar un poco la presión, cuando estamos en el fondo de las cosas todo el tiempo.

Así que realmente hay círculos concéntricos. Así que empezamos por lo más pequeño, y luego tratamos de aumentar. Pero esto sólo puede hacerse si se nos permite hacerlo, si se nos da acceso a estas personas. Pero lo que es probable que ocurra hoy en día con la naturaleza del conflicto es que la gente probablemente tenga que moverse una, dos, tres veces y cambiar de bando cada vez.

Ayer estuvimos en Kabul, porque se ha creado un nuevo campamento, y los equipos están en él. Pero no hay garantía de que Kabul mañana no sea Kabul en las bombas, y en ese caso, ¿cuál será la alternativa? ¿Dónde va a ir esta gente? Y probablemente tendremos gente dispersa por todo el país, en zonas inhóspitas.

Y entonces vamos a tener gente que va a desplazarse hacia las fronteras, y cuando lo hacen en zona de conflicto donde, por ejemplo, no se están llevando a cabo las campañas de vacunación, vamos a tener las epidemias ya sea la varicela o las epidemias de polio. Como saben, Pakistán y Afganistán son las dos zonas del mundo donde la poliomielitis sigue siendo muy activa.

Y así, si no dejamos que nuestro trabajo se haga hoy, nuestro trabajo de mañana será aún más complicado porque va a ser más grande y el área que tendremos que cubrir será simplemente inmensa.

Noticias ONU: Usted dijo al principio de la entrevista que el personal de la ONU había sido evacuado de varios lugares, que puede confiar en sus socios sobre el terreno y que tiene acceso o movilidad ocasional. En las zonas bajo control de los talibanes, ¿se pueden llevar a cabo los programas de ayuda como antes?

Mustapha Ben Messaoud: Las capitales de provincia que han sido tomadas por el movimiento talibán son zonas donde nuestros programas siguen funcionando. Y les contaré un caso que ha ocurrido esta mañana en el oeste del país, donde los talibanes han tomado una zona y se han puesto en contacto con nosotros para decirnos que están trabajando… así que tienen gabinetes en la sombra, un poco como el sistema inglés, y así el ministro de sanidad «en la sombra», a falta de un término mejor, está trabajando con el ministro de Sanidad de esa zona. Así que están trabajando bien juntos y ambos se han puesto en contacto con nosotros y nos han dicho que nos gustaría que UNICEF siguiera proporcionando programas de salud, en particular la vacunación contra la polio.

La preocupación aquí es que nuestro propio sistema de seguridad de la ONU es un sistema que requiere varias garantías antes de poder validar un viaje, o una visita al campo. Así que hoy es un sistema en el que se han reevaluado los riesgos, riesgos muy, muy altos, lo que significa que, para nosotros, el personal de UNICEF o de la OCHA o de la OMS, si vamos a ir al terreno, tenemos que hacer una solicitud que se va a procesar aquí, que va a subir al nivel de nuestros directores, nuestros directores ejecutivos en Nueva York, o dondequiera que estén. Entonces vuelve.

Así que es un sistema complicado. Tenemos un sistema que está ahí para garantizar la vida y la seguridad de los empleados. Pero es cierto que a veces hay una especie de adecuación entre la emergencia sobre el terreno y nuestros protocolos de seguridad.

Pero, dicho esto, es algo que dominamos y que hacemos en todas partes: lo hicimos en Yemen, lo que hicimos en Siria. Así que el sistema tarda un poco en analizar y comprobar que todo está en su sitio para que la gente pueda salir y volver con seguridad.

Sí, es un poco complicado, no tenemos la agilidad de Médicos Sin Fronteras o el Comité Internacional de la Cruz Roja, pero cuando lo conseguimos, generalmente somos capaces de marcar la diferencia a mayor escala.

Noticias ONU: Ha mencionado la necesidad de corredores humanitarios, ¿qué podría hacer UNICEF para mejorar la situación dado el contexto?

Mustapha Ben Messaoud: Creo que hoy en día, si no somos capaces, si la comunidad internacional no es capaz de conseguir un alto el fuego o una resolución de este conflicto, tendremos que desarrollar un riesgo un poco mayor y abrir estructuras totalmente funcionales en las zonas que están bajo control talibán.

Para que esto ocurra, debemos mantener un diálogo de alto nivel con la estructura de mando militar y luego con la dirección política del grupo talibán.

También tenemos que dialogar con el gobierno y las autoridades afganas para garantizar que nuestros equipos no acaben en medio de un combate o no sean objetivo accidental de uno u otro bando del conflicto.

Lo que quiero decir con esto es que tenemos que ser absolutamente capaces de proporcionar ayuda inmediatamente a la población afgana. Y así se hace, o se detiene el conflicto o se establece un corredor humanitario. O aceptamos trabajar en estas zonas y tratamos de garantizar la seguridad en la medida de lo posible, pero sabiendo que, a este nivel de compromiso, es muy difícil tener un riesgo cero. Nuestro gestión del riesgo probablemente tendrá que cambiar si optamos por esta opción.

Noticias ONU: Usted está a cargo de las emergencias en UNICEF, ¿podría nombrar sus cuatro prioridades en este momento?

Mustapha Ben Messaoud: La primera prioridad son las violaciones graves contra los niños, por lo que hoy tenemos más de 500 muertes desde el comienzo del año, con un aumento muy significativo en las últimas cuatro semanas.

Uno de cada dos niños menores de cinco años sufre desnutrición aguda severa, es decir, pasa mucha hambre, hasta el punto de enfermar.

Ahora tenemos campamentos que se están instalando sin acceso a agua limpia e higiene, por lo que para nosotros esto supone un riesgo de cólera o de enfermedades que pueden propagarse.

Y no debemos olvidar que Afganistán se enfrenta actualmente a tres crisis.

Tenemos Covid-19. La tercera ola de Covid está matando a 100 personas al día, y el sistema no es necesariamente muy eficiente en términos de recuento, pero tenemos al menos 2000 casos positivos al día, y estos son los casos que se cuentan.

Tenemos el conflicto que está golpeando muy fuerte. Y luego tenemos una sequía, que fue declarada por el presidente en junio. Y eso significa que van a estar hambrientos y no van a tener suficiente agua, no van a tener nada que comer, y luego están las bombas que caen sobre ellos. Y las bombas no discriminan; caen sobre las mujeres, los niños, los jóvenes, los viejos, los ancianos. Esto también significa que probablemente tendremos una población que intentará llegar a Irán, Turquía y Europa. También significa que tendremos otros problemas y una situación algo similar a la que vimos en Siria.

Y me alegra mucho ver que al menos dos países de Europa han decidido no enviar a los afganos de vuelta a casa. Pero todavía hay seis países en Europa que han pedido a la Comisión Europea que no deje de repatriar afganos.

Por eso creo que también debemos tener una voz política fuerte, tanto con los beligerantes en Afganistán como con los países vecinos, y con todos los actores de las partes en conflicto. Pero también debemos tener una voz fuerte a nivel de los países europeos y de los países ricos para garantizar que podamos proporcionar la ayuda necesaria.

SOURCE Centro de Noticias ONU